porno incesto entre primos

Era un sabado por la mañana, colectivo y corriente. Sofía se había quedado sola, sus progenitores celebraban 25 años de casados y se habían ido el fin de hebdómada a el grao. Hacía un calor endemoniado, y por norma general, Sofía invitaba a sus amigas para pasar el día. Mas la mayor parte de preparaba exámenes y no iban a poder ir. Asi que tenía la pileta para sola. Inopinadamente, llegó el cargante de su primo. Era el habitual colegial universitario que se la creía desmesurado. Jugaba al rugby en el equipo de la claustro, y tenía a todas y cada una de las minitas atrás de el. No era para menos, era alto, con un cuerpo bien fornido, los músculos bien marcados, y un moreno caribeño natural. Sofía lo detestaba, eternamente había sido la habitual gorda que producía las mofas de su primo. Mas esta vez, el la apreció cambiada. Màs grande, con unos pechos redonditos y preciosos, un culo levantado que levantaba suspiros
– Hola Sofi! Mas que grande y linda estás, afirmó Emanuel. Y le dio un achuchón apretando sus pechos contra su busto.
– Hola Ema, viste? las personas cambiamos. Que pasa, no te marchas a burlar de mi hoy?
Los dos reían, y se hacían gracietas. Emanuel no dejaban de contemplar el bello cuerpo de Sofía en bikni. Una micro biquini que dejaba ver su culo repingado y una gran parte de sus tetas
Sofía, estaba admirada por el enorme cuerpo que había conseguido su primo practicando rugby. Mas lo que más le llamaba la atención era la muchedumbre que se asomaba en su calzoncillo. Emanuel había entrado en demasiada confianza, y puesto que era una quinta privada, no vaciló en enseñar sus atributos más interesantes
-Ey, prima, que te semeja si nos metemos los dos a la pileta
-No podemos, Ema. Debo pasar el barrefondo. Ayer de noche llovió mucho
Era el pretexto perfecta de Sofia para enseñar su bello cuerpo. Pasar el barrefondo recorriendo toda la pileta de lado a lado y hacer que el zangano de sus primo se agrado con su delicadeza.
Carente imaginarlo, Emanuel se aproximó tras Sofia, y la abrazó. Le apoyó su descomunal pija en la cachas, lo que hizo que Sofia de un leve lamento
-Te agrada, prima, no? Claro que te agrada, si estuviste moviendome la nalgas toda el futuro de aquí para allí.
Sofía se dejaba apoderarse, y acariciar. Esos brazos la envolvían por completo, y sentía cómo la pija de su primo iba medrando poco a poco más.
– Deseo que me cojas primo, como ninguna persona me ha cogido hasta el momento
-Claro que te voy a cojer, me vas a implorar por auxilio que pare
Emanuel la levantó con suma facilidad y la llevó inclusive entre las reposeras. La sentó, se bajó el stripper y Sofia abrió los ojos grandes al ver el gran aparato en frente de . Lo tomó a través de sus manos y se lo llevó a el orificio de una. Lo lamió una y otra vez. Emanuel no dejaba de plañir.
-Uff, mas como has crecido prima, no podes ser tan buena…sss aghhhh por altísimo! sss pespunte que me harás terminar.
Corre a sofia de su lado, le arranca la biquini y comienza a comerle los pezones, los chupa con desespero, sofía se retuerce de placer. Le costal la tanga y va cara su coraza, la que estaba empapada. Lame su clitoris con ganas mientras que introduce las pinzas en su coraza. Sofía chilla de placer, solicita más
-Dale que acabo, no pares, dale, dale que acabo, uy si, uy si, por Creador ayyyyyyyyyyyy………
Y Sofía se retorció de placer. Emanuel dejó de masturbarla, la levantó de nuevo y la llevó a la piletase metieron los dos desnudos
– Deseo sentir tu pito en mi boquete, actualmente. Por atención, no doy más
-Claro que si, tendrás para periquete prima
La abrió de piernas, y la ensartó de una. Sus 20 centimetros entraron uno a uno, haciendola chillar de placer. Metía y sacaba, carente parar, el linfa favorecía la friccion, y Sofia estaba en la gloria. Solitaria todo ese miembro para . Le suplicaba que no pare, que no la acento de hacer disfrutar, le solicitaba pero y pero. Hasta el momento en que Emanuel puso su corazón indice en el culo de Sofia, y esta terminó por delegado.
– Asi que te agradó por el culo, no puta?
– Uy si primo, si, deseo que me ensartes toda. TODA
Sin titubear, Emanuel la dio vuelta, y se la clavó entera en la cachas. Sofía emitió un grito lastimoso. La había abierto toda, mas le agradaba, estaba más caliente que jamás. Emanuel proseguía con el mete y costal desprovisto parar. Miraba de atras a su plus, la enderezaba y la sujetaba de las tetas, Sofia estaba en la gloria, terminaba una y otra vez, contrayendo todo
– No doy más, afirmó Ema, chupamela y te acabo
– Dame tu caseína mi afecto. te dejaré los huevos secos de tanto chupartela
Sofía se llevó la pija a el agujero, y sin titubear le dio la felación de su vida. Emanuel terminó largando grandes chorros que Sofía tragó uno a uno
– Realmente bien mi prima preferida. De este modo me agrada.
Decidieron ir a comer pellizco, el sexo desesperado les había abierto la gana. Mientras que Sofía preparaba unos sandwiches, Emanuel la agarró de atràs, le besó suavemente el cuello, la espalda, le pellizcaba los pezones, le abrió suavemente las piernas, y la penetró nuevamente. No paraba màs, metia y sacaba carente parar. El mete y costal había echo que Sofia acabe de nuevo. Emanuel sacó su pija, y llevó a Sofia al bordillo la de la pileta. Se sentó y también hizo que Sofía lo cabalgue. Sofia se sentó sobre su pija y comenzó a cabalgarlo como jamás. Sacudía su cabeza, rasjuñaba la espalda de Emanuel, se sentaba y se meneaba, movía sus caderas como ninguna. Emanuel sujetaba con coraje sus caderas y las movia. Sofía se para, y se inclina dejando que la pija de emanuel en medio de poco a poco. Era un movimiento suave y horrible para Emanuel, que estaba al filo del culminación. Sofia no paraba de acentuar y bajar en sentadillas, Emanuel estaba como orate.